sábado, mayo 01, 2010

El puente entre los sentidos y lo emocional




El banquete que otorga Babette a sus comensales se presenta ante nosotros como la obra de arte. Los invitados empiezan a saborear los manjares que Babette les ofrece, y a formar parte de la experiencia estética, el espectador de la película también es partícipe de esta experiencia.Las imágenes transcurren lentamente dando prioridad a los pequeños detalles, los mismos que en parte, confieren al festín la característica de obra de arte.

El disfrute de los sentidos como camino hacia lo emocional o la espiritualidad es aquello que ocurre en la cena de la casa de las hermanas. La artista (Babette), es la artífice de la obra artística que actúa como nexo de unión entre estos dos extremos.

Tanto el ambiente intimista del film, como su ritmo o frases como:
"Por todo el mundo, se escucha el grito del corazón del artista: Denme la oportunidad de hacer mi mejor esfuerzo" o “el artista núnca es pobre”, nos invitan a reflexionar sobre nuestro posicionamiento ante el arte;¿El proceso de realización de un obra es para nosotros igual de importante que el resultado? o simplemente pensar si aquello que estamos haciendo es algo auténtico, propiamente nuestro o con el tiempo a raiz de las influencias externas ha desembocado en algo que en verdad es ajeno a nuestros verdaderos propósitos.
Supongo que el autoanálisis, la alerta y el espacio para reflexionar en soledad y con la mirada puesta en uno mismo es tan necesario como el hecho de materializar nuestras ideas.

1 comentario:

sarah dijo...

que bonitoooooo....!el espacio para reflexionar en soledad y con la mirada puesta en uno mismo es tan necesario como el hecho de materializar nuestras ideas.