lunes, marzo 05, 2007

01-03-07



mis dedos torpes de hoy, quieren ser sabios; aunque ahora ya saben que nunca sabrán bastante, que nunca podrán dar vida al barro, continuarán intentándolo.





el barro y la carne son antagónicos, ¿qué pretendo erigiendo un cuerpo muerto? o, ¿acaso el modelo sentía los pellizcos, las caricias, las torsiones.... ?, o, ¿acaso los sentía el pedazo de barro?, o, ¿acaso los sentía yo,que ya no era yo, sino el pedazo de barro mismo?.......creo que si.



3 comentarios:

Abel Pruñonosa dijo...

Dar vida al barro... ¿Es la vida simplemente el hecho de estar "animado"? ¿Un robot que se mueve está vivo? ¿Una estrella de mar en reposo está muerta? ¿Cómo estamos tan seguros de que un trozo de barro no tiene vida? Porque yo almenos estoy seguro... o eso creo ;-) Vida... ¿En qué momento deja uno de estar vivo?

eva pedraza dijo...

sólo es una reflexión que hago sobre el material que usamos para imitar a la naturaleza, o sobre si es válido imitar a (lo fisico de) la vida y hacerlo con materiales que evidencian la imitación, y cuando digo que continuaré intentándolo es por que creo que la experiencia que supone modelar, está por encima de estas cuestiones, que aunque quedan en un plano secundario no desaparecen

Abel Pruñonosa dijo...

Es bonito ver que el solo hecho de modelar es capaz de generarnos preguntas sobre la vida. Es curioso que en el cristianismo,por ejemplo, se hable del origen del hombre como un trozo de barro... Seguramente los antiguos cayeron también en la "trampa" al ver el poder que da el imitar la naturaleza con un material que la misma tierra te ofrece. Tu reflexión está llena de contenido, por eso te la comenté. Un saludo :-)