miércoles, abril 18, 2007

“polvo somos y en polvo nos convertiremos”




“polvo somos y en polvo nos convertiremos”

De nuevo el Óxido.


La esencia de la forma concebida a partir del óxido, óxido que en una diversidad de formas esenciales construidas con metales ha sido asta hace muy poco tiempo atacado por el hombre como síntoma de metal enfermo, y que por el contrario, yo lo he visto siempre como un infinito mundo de formas y colores nuevos que me trasportan a una realidad intima, de la cual tengo la satisfacción de ver que el descubrimiento de este mundo es ahora compartido por diseñadores, arquitectos y también desde siempre por muchos escultores que antes y ahora no lo han visto ni ven el fenómeno del óxido como algo que haya de ser atacado con capas y pátinas de barnices ó pinturas, si no mas bien un fenómeno que enamora y cautiva, y del cual podemos hacer metáfora de vida para el hombre. “polvo somos y en polvo nos convertiremos”

Es ahora el mismo Óxido el que se encarga de proteger y dar carácter al metal para integrarlo en su entono natural, es como volver a los inicios de las cosas, como esa herramienta de arar el campo que después de años de trabajo y por la modernización de las máquinas ha pasado a mejor vida, ahora contribuyendo como un elemento del paisaje, como una escultura, la cual fue creada en principio como un útil y es ahora cuando su “inutilidad” se le admira, una contradicción como tantas en la vida de las personas.
Toda una vida de trabajo sin fama ni reconocimiento público pero seguro que si fue motivo de esa admiración y reconocimiento por parte de su dueño con el que tantas jornadas de trabajo compartieron, algo parecido al arte y el saber hacer de Babette en su festín.

2 comentarios:

Mercedes Padial dijo...

El óxido del que hablas es hermoso, tu visión me lo muestra así, me parece como un testimonio del paso del tiempo, como un resultado de la influencia del medio en él y en nosotros. La belleza de las arrugas, de las canas, del cuerpo que se trasforma inexorablemente…¡cuanta hermosura en el envejecimiento como proceso natural!

Maria Ninot dijo...

La bellesa del que ha viscut, la dolçor del què sap. La mutació d'un material per causes temporals l'enriqueix en saber, en contemplar i ser contemplat, en la transformació per l'ús que se n'ha fet, i com s'ha fet. Jo sento una espècie d'adoració per aquests fenòmens temporals que fan viure els objectes i la matèria.